¿Cómo se utilizan los focos de interior para plantas y obras de arte?

Puesto que son ajustables, los focos de interior pueden ser perfectos para resaltar plantas y obras de arte en tu hogar. Hay dos maneras de colgarlos: en la pared o en el techo, en función del elemento que desees iluminar. Elige la pieza que deseas realzar y, a continuación, instala el foco de manera que se puede ajustar para proyectar la luz aproximadamente en un ángulo de 30 grados.

Focos para plantas

El uso de focos en las plantas brinda muchas oportunidades de crear interesantes efectos de sombra, por lo que lo mejor es usar focos montados en el techo en lugar de focos murales. Ajusta el foco de manera que proyecte la luz hacia abajo y hacia la planta y, si es posible, colócalo de manera que brille a través de las hojas y sobre la pared situada detrás. Esto crea un aspecto único que irá cambiando a medida que crezca la planta, especialmente si utilizas focos inteligentes con capacidad de color o focos inteligentes en una luminaria tradicional. 

Focos para obras de arte

La iluminación de obras de arte es un poco más complicada, porque la luz es enemiga del arte: puede dañar los materiales y desvanecer los colores de una pieza. Dado que las luces LED generan menos calor que las bombillas incandescentes, son ideales para la iluminación de obras de arte. Al colocar la obra de arte en la pared, asegúrate de que quede alejada de la luz solar. Apunta el foco a la obra de arte con un ángulo de 30 grados, que es una manera fácil de garantizar un baño de luz coherente en la pieza sin crear ninguna zona oscura.