¿Cómo se deben colocar los apliques murales?

Al instalar los apliques murales en tu espacio, elige primero las paredes donde deseas colgar las luces. Mide la altura y la anchura de la pared y determina el centro. Cuelga las luces a la altura de los ojos para reducir el deslumbramiento y distribúyelas a lo largo de la pared a la misma distancia. 

Altura de los apliques murales del salón

Al instalar los apliques murales, ten en cuenta la altura a la que los cuelgas. Al colocar las luces a unos 1,6 metros del suelo, las pones a una altura agradable para la mayoría de las personas, aunque hay algunas excepciones a esta regla. Si tienes techos muy altos (o están por debajo o por encima de la altura media), es posible que prefieras colocarlos un poco más arriba o más abajo para evitar ver que las bombillas o los cables queden expuestos. 

Posicionamiento de los apliques murales en el salón

Aunque los apliques murales quedan muy bien como complemento único en el espacio, colgar un par de ellos puede aportar simetría y una sensación de equilibrio a la habitación. Si dispones de dos apliques, colócalos a la misma distancia de los bordes de la pared, aproximadamente a un tercio del camino desde el centro. Si tienes más de dos luces, distribúyelas por la pared a la misma distancia. 

¿Es la primera vez que cuelgas una lámpara? Coloca un trozo de cinta adhesiva en la parte posterior de la luminaria y, a continuación, marca dónde están los agujeros para los tornillos. Pega la cinta a la pared, asegúrate de que los agujeros estén bien nivelados y taladra en los lugares que has marcado.