Cómo utilizar la iluminación empotrada para la cocina

Las luces empotradas, también conocidas como downlights se instalan a ras de techo, lo que las convierte en una excelente solución de iluminación para cocinas o cocinas pequeñas con techos bajos donde las lámparas colgantes podrían suponer un obstáculo. El diseño minimalista y elegante de la iluminación empotrada significa que se integran a la perfección con todos los estilos de diseño de interiores.

¿A qué distancia deben estar las luces empotradas en una cocina?

La distancia entre las luminarias empotradas depende del tamaño de la cocina. En las cocinas más pequeñas, instala las luces empotradas a una distancia de 60 a 90 cm para que la iluminación sea uniforme. ¿Tu cocina es más grande? Instala una luz empotrada por cada 0,4 a 0,6 metros cuadrados de espacio en el techo. Aunque las luces empotradas puedan parecer pequeñas, juntas ofrecen una cobertura de luz intensa y coherente en toda la habitación.

¿Cuántas luces empotradas necesitas en una pequeña cocina?

Para determinar el número de luces empotradas que necesita tu cocina, primero mide las dimensiones de la cocina. Multiplica la longitud por el ancho para calcular los pies cuadrados de la cocina y, a continuación, multiplica este valor por 1,5 para encontrar la potencia total necesaria. Finalmente, divide este número por la potencia de las bombillas que usarás.

Si utilizas bombillas LED tales como downlights Hue, recuerda que la potencia es mucho más baja que la de una bombilla tradicional y tendrás que comprobar cuál es la potencia equivalente. Por ejemplo, un downlight Hue de 4 pulgadas es de 8,5 vatios, pero su luz equivale a una bombilla de 62 vatios.

Ejemplo: tienes una cocina de 160 pies cuadrados y bombillas de 60 vatios.

160 x 1,5 = 240 240 / 60 = 4

En este ejemplo, necesitarías cuatro luces empotradas.

Dónde colocar las luces empotradas en la cocina

Al decidir dónde colocar las luces empotradas, piensa para qué fin usas cada parte de la cocina. Para la iluminación de la isla de cocina, asegúrate de que las luces empotradas emitan suficiente luz en esta zona, ya que se

utiliza para la preparación de alimentos donde la iluminación de tareas es importante. También es útil tener luces enfocadas en el fregadero, los mostradores y la cocina para poder iluminar con facilidad el espacio de trabajo o atenuarlo cuando no estés cocinando.

También puedes usar iluminación empotrada para crear acentos decorativos, especialmente cuando se utilizan para baño de luz en las paredes, con este efecto, puedes hacer que el espacio muestre un aspecto más brillante o realzar las obras de arte en la pared.