¿Cómo debo usar lámparas de mesita de noche?

Las lámparas de mesita de noche son un elemento básico en la mayoría de los dormitorios y parece obvio: se colocan en la mesita de noche. Sin embargo, las lámparas de mesa inteligentes tienen muchas otras características que pueden ayudarte a sacar el máximo partido a la iluminación de tu dormitorio. Para empezar, elige una lámpara que sea fácil de manejar y que proporcione la luz adecuada para la mañana y la noche. 

Estilos de lámpara de mesa de dormitorio

Idealmente, una lámpara de mesa de dormitorio debe integrarse en el entorno y contribuir a la decoración. ¿Tienes un diseño más moderno? Elige una lámpara de líneas angulares: incluso puedes decidirte por una sin pantalla para un aspecto realmente minimalista. ¿Prefieres un diseño natural? Una pantalla de mimbre o de ratán con base neutra puede servirte.

Nuestra elección: la lámpara de mesa Signe es una lámpara alta y esbelta cuya luz colorida brilla contra la pared. Crea un efecto notable, así que úsala cuando quieras que las lámparas a los lados de la cama sean una parte importante de la decoración del dormitorio.

Tamaños de lámpara de mesa de dormitorio

Si compras una lámpara de mesa que requiera una bombilla independiente, tienes más opciones para elegir el tipo de iluminación adecuado que desees. ¿Deseas una lámpara de lectura brillante? Consigue una bombilla que proporcione como mínimo 450 lúmenes. ¿Deseas crear ambiente? Una bombilla con unos 400 lúmenes es suficiente para crear un brillo relajante.

Con una lámpara de mesa Philips Hue o una bombilla inteligente colocada en una lámpara de mesa tradicional, puedes regular e iluminar (y cambiar la temperatura de color, en función de la bombilla o la luz) para adaptarla a la tarea que tengas entre manos. Incluso puedes configurar un automatismo en la aplicación Philips Hue que encienda las luces lentamente para despertarte.

Colocación de una lámpara de mesa de dormitorio

Utiliza la cama como punto central para las lámparas de mesilla de noche. Si tienes una mesita de noche a cada lado de la cama, coloca una lámpara en cada mesa. Cuelga un cuadro sobre el centro del cabecero para dar el toque final.

Varias fuentes de luz hacen que el espacio sea versátil. Enciende todas las luces para limpiar o doblar la ropa, apaga la luz del plafón para relajarte antes de irte a dormir o enciende solo una lámpara de mesa para poder leer un rato tu libro.